3 puntos fundamentales para una buena inversión inmobiliaria

3 puntos fundamentales para una buena inversión inmobiliaria

Por LMNI. Iván Cervera López; MBA. Director de Mayakin Experiencias Inmobiliarias Editado por LCTC. Jorge May

Hoy finalizamos noviembre, penúltimo mes del año, con esto llega el artículo 11, reforzando el compromiso que hice al inicio del año y la disciplina que constantemente busco trabajar, la cual me inspiró, no solo a cumplir con este artículo, si no a escribir sobre un tema que pienso será de mucha utilidad para quien lo lea.

Si estás pensando en hacer tu primera inversión en el sector inmobiliario y tienes algunas cuestiones de si es la mejor opción para hacer crecer tu patrimonio, o simplemente quieres conocer un poco más de cómo escoger la mejor la propiedad para ti, según tus intereses; te comparto, con base a mi experiencia, 3 puntos fundamentales a considerar para hacer una buena y confiable inversión inmobiliaria.

Certeza

Hay que medirla desde varios ángulos; pero me parece que 3 aspectos son los que destacan: el legal, la viabilidad y la de capitalización.

Certeza legal: tu producto inmobiliario tiene que ser una propiedad privada (las inversiones en tierra ejidal representan demasiado riesgo y a menos que seas un experimentado y exitoso inversionista inmobiliario, no te lo recomiendo), es fundamental; vendible(es decir que el dueño esté legalmente capacitado y con la intensión de vender), en orden y con documentos actualizados (cédula, plano, pagos de servicios, etc.)

Certeza de viabilidad: a la hora de invertir en una propiedad tienes que tener la evidencia suficiente de que la propiedad es adecuada para lo que se pretende usar. Si es en un proyecto inmobiliario, que me parece, es lo más adecuado, tendrá que contar los permisos necesarios para que no exista el riesgo de que, a la hora, el proyecto no se pueda ejecutar.

Certeza de capitalización: es decir, que tengas evidencia suficiente de que el producto inmobiliario es vendible en el plazo que consideras para esa inversión. Que sea algo que percibas como deseable para las personas, porque de eso depende que puedas capitalizar. En mi experiencia, este es uno de los puntos que más se dejan de lado, siendo un error, ya que NO se considera analizar el, “¿a quién le voy a vender la propiedad en la que estoy invirtiendo?”.

Flexibilidad

Con esto me refiero a la posibilidad de tener diferentes formas de capitalizar la inversión. Algo que siempre considero antes de invertir en una propiedad es que tenga por lo menos, 2 opciones de capitalización, por ejemplo: si compro e invierto en un terreno, tengo la opción de revenderlo como lo compré, desarrollar en él (construir algo o dividirlo y vender), rentarlo o aportarlo a un proyecto de construcción; de esta manera cuento con 4 opciones diferentes para poder capitalizar mi inversión y así, dependiendo de las características de la propiedad busco que haya diferentes formas de aprovechar la propiedad y su valor.

Así que, durante la búsqueda de tu producto inmobiliario y antes de la compra, analiza junto al profesional experto de tu confianza, si la propiedad que deseas adquirir cuenta con la flexibilidad para ofrecerte más de 2 opciones de capitalización.

Ganancias

El punto que más estabas esperando, ¿no?, ¡claro! Cuando pensamos en hacer en una inversión inmobiliaria siempre está intrínseco el cuánto dinero ganaremos y cuánto retorno tendremos. Muchas veces no se sabe calcular las ganancias a futuro, o se es muy positivo, o muy negativo, o por negligencia se comete un error.

Por eso que tienes que considerar algunos puntos para hacer el cálculo adecuado:

Calcular la utilidad con base al escenario pesimista y con datos tan reales de la actualidad como se pueda.

Considerar el pago de impuestos y comisiones a la hora de capitalizar la inversión.

Considerar en cuánto tiempo se va a obtener la capitalización. No es lo mismo ganar un millón en 6 meses que en 2 años.

Considerar en el caso de ser un proyecto, que el desarrollador no se vaya a volver tu competencia y que en general, en ese proyecto, no vaya a haber tanta oferta de venta para cuando quieras capitalizarla.

Hay ingresos que se dan por rentas que hay que sumar a la revalorización de la propiedad para cuando se vaya a vender.

Considerar un mínimo de retorno, un 15% anual sobre lo invertido en cualquier propiedad; en el caso de una casa ese 15% será la combinación de la renta que obtengas de ella más la revalorización anual.

Aunque tu seas quien viva la casa puedes asignar un monto real de renta para considerar el rendimiento real de la propiedad.

¿Tomaste nota? Si consideras estos 3 puntos, te aseguro que no te van a dejar mal; y por supuesto, como siempre, acércate a un o una profesional inmobiliario, que, con su servicio te ofrezca las mejores propiedades, y tú, con base a estos 3 puntos, tengas un mejor criterio sobre el qué basarte, valorando las propiedades y las capacidades del asesor o asesora inmobiliaria con la que escojas trabajar.

Acuérdate que NO HAY MEJOR MOMENTO PARA INVERTIR QUE HOY, si está en tus posibilidades hacerlo (es mucho más viable de lo que te imaginas), no lo dudes y empieza a analizar opciones, en Mayakin Experiencias Inmobiliarias, ¡estaremos siempre listos para ayudarte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comparar